martes, 17 de enero de 2012

Comunidad educativa y diversidad

Jordi Carmona. Director de la Escola Garbí - Pere Vergés (Esplugues de Llobregat - Barcelona)
12/12/2011
http://www.educaweb.com/noticia/2011/12/12/fracaso-escolar-respuesta-diferencia-15136.html

Comunidad educativa y diversidad

La mejor herramienta para prevenir el fracaso escolar es la respuesta a la diversidad. Y uno de los mejores indicadores de las buenas prácticas docentes. Un centro no puede ser integrador e inclusivo y por tanto ser capaz de dar respuesta a la diferencia y a la individualidad si no comparte este principio con toda la comunidad educativa. Este es un principio fundamental. La diversidad no es un hecho aislado que hay que tratar de una manera aislada y residual. La diversidad es un hecho natural. Una escuela sin diversidad sería una institución aséptica, artificial, carente de la identidad que da el reconocimiento de la diferencia, el sello personal de cada una de las personas que la integran. Y estos sellos son tan diversos como diversas somos las personas. Sin diversidad, sin su reconocimiento y su consecuente tratamiento, la escuela queda huérfana de uno de los valores más claves en la educación y formación de personas: la tolerancia.

El papel de la escuela consiste en la detección, la formación del profesorado, en acordar las acciones, el seguimiento y la evaluación del proceso, así como la comunicación y el asesoramiento a la familia y alumnos en su camino y trayectoria escolar.

Por tanto, es una tarea de las escuelas generar esta cultura de la respuesta a la diferencia con la certeza de que es un elemento imprescindible y enriquecedor. Y este hecho necesita de la complicidad de todos los integrantes de la comunidad escolar, donde cada uno de ellos asumirá una parte de esta tarea: padres y madres, alumnos, educadores y entorno. Cada uno asumirá su papel:
•    La familia, confiando este proceso en la escuela, afrontando la diferencia con la seguridad que da el tratamiento recibido: naturalidad, comprensión, honestidad, sinceridad y aprecio. En este sentido, la comunicación entre el binomio familia-escuela es fundamental.
•    El papel de la escuela, como ya se ha descrito anteriormente, consiste en la detección, formación del profesorado, establecimiento de acciones, seguimiento y evaluación del proceso, así como comunicar y asesorar a la familia ya los alumnos en su camino y trayectoria escolar.
•    A los alumnos les corresponde convivir con esta diferencia, integrándola con la convivencia y el respeto mutuo, haciéndola suya sin dificultad, construyendo sin darse cuenta, un proyecto de vida basado en la tolerancia, la ayuda mutua, la cultura del esfuerzo y el trabajo en equipo.
•    Y la sociedad finalmente ha de dotar a la familia, los alumnos y a la escuela de aquellos recursos necesarios para llevar a cabo esta función, haciendo un reconocimiento especial de aquellos entornos educativos donde se da este tratamiento adecuado de la singularidad y haciendo visible precisamente la necesidad de que sea así.
Lo contrario de integración es segregación. Una comunidad educativa que no sea inclusiva se convierte irremediablemente en exclusiva y este proceso a veces es bastante sutil para estar entre todos bien atentos. La vigilancia que tiene como objetivo detectar la diferencia y la diversidad como fenómeno necesario y natural como se ha comentado ya anteriormente, será el mejor antídoto contra la segregación y una inestimable herramienta de educación, cohesión social y formación en los valores democráticos de una sociedad más tolerante y justa. En definitiva, más competente.

Atender la diferencia en la dificultad y en la excelencia

Si se enfoca la diversidad como la diferencia motivadora y necesaria, donde de lo que se trata es de dar respuesta a la diferencia natural, es necesario que profesores y educadores construyan un entorno educativo centrado en estrategias de aula que sean capaces de dotar a la didáctica de un compromiso implícito y natural también de tratamiento de la diversidad.

Uno de los tópicos que encontramos al abordar el tratamiento de la diferencia en nuestras aulas es el etiquetado de la diversidad como la dificultad inherente a necesidades educativas por carencias o particularidades personales. También hay otra diversidad que hay que contemplar, la derivada de la excelencia. Excelencia individual o colectiva que también se presenta de manera natural. Aún más difícil de diagnosticar pasa casi siempre desapercibida y significa una pérdida de talento y de potencialidad que nuestro sistema educativo no debería permitir. Cuando no de fracaso encubierto. Y es que en definitiva, el ejercicio docente, en la era de las tecnologías audiovisuales y de la información y comunicación necesita más que nunca de profesionales observadores, abiertos y plurales, capaces de distinguir las necesidades específicas de su grupo y de buscar respuestas auténticamente efectivas y afectivas que garanticen la eficiencia de la función educativa.

El tratamiento de la diversidad así entendido pasa de esta manera a convertirse en un proceso natural, inherente al ejercicio docente, en continua transformación y evolución. En este escenario, el trabajo coordinado de toda la comunidad educativa es fundamental. Y esta coordinación tan necesaria tiene una pieza angular: el tutor. Así, la atención a la diversidad se sitúa en el ámbito de la acción tutorial con la misma naturalidad que lo pueden ser las técnicas de estudio o los aprendizajes transversales. Este es un hecho nada trivial. En la mayoría de los casos la diferencia y la singularidad acaban en el gabinete psicopedagógico, donde los profesionales además de prevenir, diagnosticar, orientar y formar, acaban asumiendo el papel de dinamizadores del proceso de aula, en muchos casos incluso de intervención directa, con desdoblamientos y grupos de trabajo que acaban enmascarando el auténtico y necesario trabajo inclusivo que profesores y tutores deben hacer en la propia aula.

De esta manera, la escuela puede y debe dar respuesta a la diversidad de sus alumnos a partir de algunos de los siguientes ejes:
•     La consideración de la totalidad del alumnado como objetivo de la diversidad, dentro del ámbito del PEC (Proyecto Educativo de Centro).
•    Las programaciones ordinarias de las áreas curriculares, como clave decisiva para el  tratamiento de la diversidad.
•    La necesidad del trabajo en equipo del profesorado.
•    La estrecha articulación de los recursos específicos de carácter compensatorio  dirigidos al alumnado con necesidades educativas, con el conjunto de las actividades  de enseñanza / aprendizaje.
•    La composición heterogénea de los grupos como criterio de agrupamiento más  facilitador de la educación en la diversidad.
•    La evaluación cualitativa del alumnado centrada en el propio proceso.
Estrategias de aula

Se trata, valga la redundancia, de diversificar nuestras actividades de aula para dar precisamente respuesta a la diversidad. La clave está pues en la plasticidad y creatividad del educador que debe programar de una manera diversa en la que, en la mayoría de los casos, el alumno se convierte en el protagonista del proceso de aprendizaje. El profesor se convierte así en el dinamizador de la construcción del conocimiento y el aprendizaje. Es como el director de orquesta que dirige desde dentro de la propia orquesta, donde se hace más fácil saber quién "afina" y donde se puede conducir el proceso individual de aprendizaje de una manera más personalizada. El profesor debe tener en cuenta tanto en su programación de aula como en el desarrollo de una estrategia que contemple la diversidad, aspectos fundamentales que sean adecuadamente identificados y si es posible se haga una cuidadosa relación y seguimiento. En pocas palabras: una buena dosis de didáctica.

A modo de ejemplo, se expone una clasificación inicial de estas posibles actividades:
•    Rutinas de aula (patrones discrecionales de actividades que se aplican diariamente).
•    Estructura de orden de la actividad (el ritmo de la clase, el orden en el que se  desarrollarán las diferentes actividades de la sesión teniendo en cuenta las  características de la diversidad presente en el aula).
•    Pautas de comportamiento (tanto la observación como las requeridas).
•    Habilidades de orden diario (especialmente aquellas que configuran un entorno  propicio al aprendizaje).
•     Control de aula (estrategias utilizadas para conseguir el orden y mantenerlo dentro  del aula).
•    Actividades de vida diaria (tareas curriculares de realización diaria).
•    Oportunidades de aprendizaje (posibilidades de aprendizaje en el aula).
•    Ayudas y recursos del profesor (necesidades que tiene el profesor para tratar la diversidad propia de su aula).
•    Estilo de enseñanza global (conceptualización de su gestión del aula).
•    Modificaciones curriculares (aplicación de alguna adaptación curricular individualizada).
•    Currículum funcional (priorización de las necesidades en relación a rasgos de comportamiento, hábitos, rutinas y orden, sociabilidad y aprendizajes escolares).
•    Organización general (como el tipo de diversidad presente en el aula modifica la organización general de la clase):
o      Tipología de la actividad.
o      Distribución del tiempo.
o      Organización del espacio y ubicación de los alumnos.
o      Cargos de los alumnos.
o      Instrucciones de trabajo.
o      Explicación, consignas verbales, instrucciones individualizadas a los alumnos.
o      Tipos de preguntas que se formulan.
o      Organización de las actividades (en gran grupo, en pequeño grupo, por   parejas, individualmente).
o     Recursos o ayudas especiales.
o     Tareas del trabajo individual de los alumnos que son objeto de la programación relacionada con el tratamiento de la diversidad: actividad  adaptada,etc.
•    Dinámica interaccional (tipología de las relaciones que mantienen los alumnos con el profesor).
•    Estructura de relación (lugar que ocupa la diversidad en el conjunto de la clase. Actitudes de los compañeros. Actitudes adoptadas por los alumnos que presentan diversidad hacia los compañeros.
En resumen:




1. Detección y diagnostico precoz
2. Diagnóstico
3. Mapa de la diversidad
4. Asesoramiento y formación
5. Estrategias de aula
6. Programación por competencias
7. Evaluación

Clasificación inicial actividades de aula para al tratamiento de la diversidad
   Actividad                                            Características                                   
Actividades paralelas                   Tareas de aula en las que se hacen diferentes actividades al mismo tiempo

Actividades homogéneas             Tareas en que todos los alumnos hacen lo mismo a la vez

Actividades de ejecución
individual                                     Trabajo individual específico

Aprendizaje cooperativo             Actividades que se hacen en grupo de construcción del conocimiento

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada