martes, 14 de agosto de 2012

¿Se puede enseñar la creatividad?

Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Tel Aviv ha demostrado que los niños pueden ser "preparados" para la creatividad según cómo se los persuada a pensar sobre el mundo que los rodea y la forma de verlo. Un catalizador de la creatividad es el "pensamiento expansivo", esto es, pensar sobre objetos enormes y lejanos en lugar de enfocarse en el limitado entorno local.
Jugar a "hacer de cuenta" es más que un pasatiempo infantil. De acuerdo con los psicólogos, también es crucial para desarrollar la creatividad, dando al niño la habilidad de considerar realidades y perspectivas alternativas.


Pero según la Profesora Nira Liberman, de la Facultad de Ciencias Psicológicas en la Universidad de Tel Aviv, y sus estudiantes Maayan Blumenfeld, Boaz Hameiri y Orli Polack, estimular a los niños a pensar "hacia afuera", sobre objetos lejanos, o sobre perspectivas como las galaxias en el espacio exterior, permite que los niños consideren diferentes puntos de vista y piensen más allá del "aquí y ahora".



La investigación de la profesora Liberman ha sido publicada en el Journal of Experimental Child Psychology. Liberman afirma que unos ejercicios muy simples sirven para poner a los niños en el estado mental correcto.

Durante la investigación, 55 niños de entre 6 y 9 años fueron expuestos a secuencias de imágenes que empezaban mostrando objetos cercanos -como ser un primer plano de un lápiz apoyado en un escritorio- y progresaban hasta una representación de la Vía Láctea. El grupo de control vio las mismas imágenes, pero ordenadas al revés, para inducir un estado mental "contractivo".
Luego de la exposición fotográfica, los niños fueron sometidos a pruebas de creatividad, incluyendo el Test Tel Aviv de Creatividad, que pide que los participantes enumeren los usos que pueden imaginar para distintos objetos.

Los niños en el grupo de "pensamiento expansivo" superaron en todas las pruebas a quienes habían sido expuestos a la secuencia "contractiva".

En general, "la distancia psicológica ayuda a estimular la creatividad porque nos alienta a pensar en forma abstracta", comenta la profesora Liberman.

El trabajo es un aporte más a las investigaciones de los psicólogos sociales que muestran que la creatividad es una habilidad que puede aprenderse, y no un talento innato. Pese a que algunas personas son innegablemente más creativas que otras, es posible estimular la mente para que piense con mayor creatividad investigando nuevas perspectivas y pensando abstractamente.

"La creatividad tiene que ver con la flexibilidad del pensamiento", dice Liberman. Así como la ejercitación física hace al cuerpo más flexible, los ejercicios mentals pueden entrenar la mente para desarrollar el pensamiento creativo.

Fuente: Universidad de Tel Aviv, Israel. Leer nota original.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada